Co-working: la forma de trabajar de los millennials

Desde el 2006, año en que Michelle Bachelet ganó la segunda vuelta presidencial en Chile, hasta hoy, los espacios colaborativos de trabajo se han estado duplicando año tras año.

Los espacios colaborativos de trabajo, conocidos también como coworks, son lugares físicos en donde emprendedores, trabajadores independientes y profesionales se juntan para trabajar en sus proyectos.

A diferencia de un oficina típica, que es utilizada por una sola organización, los coworks son ocupados por personas de diversas profesiones y empresas, quienes comparten el valor de la cooperación.

Un aspecto importante de estos espacios de trabajo es su ambiente especial, el cual recoge lo mejor de los cafés (energía, entorno social) y de las oficinas tradicionales (funcionalidad, productividad), o, mejor dicho, una mezcla de un hotel residencial y un grupo de Facebook.

Este concepto fue inventado el 2016 por Brad Neuberg, un desarrollador de software que, habiendo dejado un trabajo que no le satisfacía, comenzó a hacer trabajos freelance de día (consultoría) y por las noches se dedicaba a lo que más le apasionaba (programar desde su casa).

En aquel momento, se dio cuenta que algo le faltaba, que lo comenta en la siguiente entrevista:

Lo interesante es que, a partir de ese concepto, nació un nuevo mercado inmobiliario que se ha puesto cada vez más competitivo, de manera que los negocios de esta industria han tenido que innovar continuamente, como es el caso de We Work.

We Work comenzó el 2010 con una sola sucursal en Brooklyn, Nueva York, y hoy tiene más de 270 ubicaciones en 90 ciudades alrededor del mundo. Lo bueno de esto es que puedes tomar tu computadora e ir a trabajar a cualquiera de estas ubicaciones (siempre y cuando pagues por un plan, obviamente).

La agencia de marketing en donde trabajo, Canal Online, en octubre se va a trasladar a un WeWork en Santiago. Si me nacen las ganas de vivir en Seoul (Corea del Sur) y seguir trabajando en la misma empresa, podría conversarlo con mi jefe e irme a trabajar al WeWork que está allá. ¿No es genial?

Sucursal de WeWork cerca de la Casa Blanca, Washington, DC
Sucursal de WeWork cerca de la Casa Blanca, Washington, DC

WeWork invierte mucho dinero en investigación y desarrollo de tecnologías que promueven el crecimiento de comunidades.

Por un lado, crearon su propia red social en la que puedes intercambiar servicios con otros miembros de WeWork, como intercambiar dos horas de redacción por cuatro horas de diseño gráfico. Además, lanzaron su propia tienda online que ofrece suscripciones de servicios y softwares (Upwork, Salesforce, Slack, etc.) a precios con muy buenos descuentos.

Esta compañía no está conforme con ofrecer solamente arriendo mensuales de espacios de trabajo. Además de colegios, la empresa está añadiendo escuelas, departamentos y centros deportivos a sus edificios de oficina.

Si te interesa saber más sobre WeWork (espacios, planes, etc.), haz click aquí.

Time blocking: Técnica de gestión del tiempo

El bloqueo de tiempo (time blocking) es una manera de organizar el tiempo que consiste en fijar, en la agenda o calendario, una hora de inicio y fin para la realización de una actividad previamente definida, por ejemplo, escribir una entrada para tu blog.

Esta técnica de gestión del tiempo me hace ser más productivo por dos razones principalmente…

1.) Me ayuda a concentrarme mejor en lo que sea que tengo que terminar

Cuando quiero terminar una tarea en el menor tiempo posible, antes de comenzar a trabajar, quito todo tipo de distracción que podría afectar mi concentración (notificaciones de WhatsApp, Gmail, etc.) y me olvido temporalmente de todo lo que no tiene relación con la tarea en cuestión.

Y para alcanzar este nivel de concentración, debo dedicar ese tiempo a UNA sola actividad.

Porque cuando no logro estar 100% presente, me paralizo y finalmente no tomo acción, tal como le ocurre a los leones de circo cuando se enfrentan con una silla.

Entre los años 30’s y 50’s, había un tipo llamado Clyde Beatty, que era mundialmente reconocido por domar a los leones sin salir herido.

¿Cuál era su truco?

Utilizaba las cuatro patas de una silla para no dejar al león concentrarse en un solo objetivo. El león, al confundirse con lo que estaba observando, se paralizaba, y el domador aprovechaba ese momento para hacer que obedeciera.

Aquí les dejo un vídeo…

Entonces… ¿Qué debes hacer tú para poder terminar tus tareas rápidamente?

Deshacerte de la silla, es decir, de todas las tareas que intentan distraerte y robar tu tiempo.

Y, como seguramente tendrás miles de cosas girando en tu cabeza, tendrás que olvidarlas por un momento.

2.) Me permite trocear grandes proyectos en pequeñas tareas

Para disminuir la procrastinación, troceo mis proyectos en pequeñas tareas, y a éstas les asigno una hora y día en mi calendario.

Me hace sentir menos abrumado cuando el proyecto es muy grande o requiere de muchas horas de planificación y ejecución.

”Quiero escribir un post increíble en mi blog, por lo que voy a dividirlo en parte 1, 2, 3 y 4, para empezar hoy con el 2 y 4, y mañana terminar con el resto.”

Lo importante es avanzar hacia el final del proyecto. Da igual si avanzaste sólo un 1% en el diseño de una presentación de un producto, porque uno sigue siendo mayor a cero.

¿Cómo utilizo esta técnica?

Las tareas que realizo en mi día a día las puedo clasificar en dos grandes grupos: rutina y contingencia.

En mi trabajo diseño, implemento y optimizo estrategias de marketing digital para mis clientes.

Esto quiere decir que tengo ciertas tareas que debo realizar periódicamente y que, por lo tanto, entran en la categoría rutina, por ejemplo: revisar semanalmente las estadísticas de sus sitios web.

¿Cómo hago para que no se me olvide realizarlas?

Creo un evento recurrente en mi calendario, por ejemplo, hago una cita con el título “Revisar Sitios Web de Clientes” para el primer y tercer lunes de cada mes.

Para esta semana, mi agenda se vió así:

Time blocking

Otro tipo de tareas que también agendo en mi calendario son las tareas únicas, las cuales clasificó como contingente, por ejemplo: crear una campaña publicitaria.

¿Por qué?

Con mi rutina ya establecida, busco espacios de tiempo no ocupados, y en ellas añado tareas que son contingentes. Si no lo hago de esta manera, nunca voy a tener tiempo para hacerlo y estaré siempre preocupado de lo que está pendiente.

Entonces, ya sabes; para las tareas que son parte de tu rutina, las agendas en tu calendario como una cita repetitiva, y para las tareas que son únicas, las programas en tu calendario como si fuera cualquier cita.

Para bloquear el tiempo, yo utilizo Google Calendar, aunque puedes utilizar cualquier aplicación de calendario existente.

¿Por qué Google Calendar?

  1. Lo puedo utilizar desde mi ordenador y teléfono móvil,
  2. Puedo conectar el calendario con otras aplicaciones de Google (Hangouts, Maps, etc.), y,
  3. Es muy fácil de usar: sólo arrastro el tiempo que quiero bloquear y listo.

¿Es gratis? Sí, siempre y cuando tengas una cuenta en Gmail. Vamos, ¿qué esperas para comenzar? Esta técnica de gestión del tiempo te ayudará a hacer más en menos tiempo.